3.01.2010

Biografía de Gertrudis Bocanegra.



Luz Maria Armenta de Castañares.


A través de los años el papel de las mujeres virtuosas, mujeres de todas las condiciones sociales que arriesgaron su vida por la nación y la libertad; su amor y entrega las hizo tomar parte en cuerpo y alma en la causa y arriesgar en la lucha la propia vida y la de sus hijos. No creo exagerar cuando digo que estamos frente a una de las mujeres que México le debe parte de su Independencia, decir esto puede resultar –quizá- exagerado, pero para los que se dedican a la investigación histórica, lo que han descubierto de nuestra heroína Gertrudis Bocanegra de Lazo de la Vega, ha sido lo suficiente para considerarla parte de la insurgencia femenina, una de las mujeres valientes que arriesgaron todo hasta su vida por que México obtuviera su libertad.
Gertrudis Bocanegra de Lazo de la Vega, vio su primera luz el 11 de abril de 1765, en el bello y mágico Pátzcuaro, ciudad localizada en el centro de Estado de Michoacán, fue hija de Español y Madre Tarasca, se casó con un alférez de la tropa provincial de Michoacán, de nombre Pedro Advíncula de la Vega. Gertrudis, tuvo acceso a la educación, cosa que las mujeres de su época no tenían ese privilegio, fue gran lectora de los principales autores de la ilustración, por lo que cuando estalló la guerra de Independencia inmediatamente sin pensarlo se adhirió a ella, fungiendo en diversas encomiendas; sirviendo como correo de los insurgentes en la región de Pátzcuaro y Tacámbaro. Se le respetaba de singular manera por todos los insurgentes, ya que era tan hábil e inteligente que logro armar una red de comunicación entre las principales sedes de la rebelión independentista.
Al iniciar la guerra de Independencia uno de sus hijos se unió a las filas de Miguel Hidalgo y Costilla, falleciendo el hijo y el esposo de Gertrudis en esta guerra. En la etapa de resistencia de la guerrilla insurgente, Bocanegra fue enviada a Pátzcuaro con el propósito de ayudar a la toma de la ciudad por parte de los rebeldes, pero fue descubierta, y luego hecha prisionera por el ejército real, siendo sometida a tortura para que delatara a otros participantes de la guerrilla, como buena luchadora que era, se negó siempre a dar información a los españoles. Finalmente fue enjuiciada y encontrada culpable de traición. Fue sentenciada a muerte, sentencia que se efectuó el 11 de octubre de 1817, en la misma Villa de Pátzcuaro, lugar que la vio nacer.
El acta de defunción de Gertrudis se encuentra en el Archivo Histórico de Pátzcuaro, en el que da fe el abad de ese lugar en la que señala: “Rafael Nambo Abad de Esta Colegiata certifica que en el libro número 21 del acta destinada para asentar partidas de defunción de españoles y mestizos que da principio y termina en 13 de noviembre de 1835 a la foja 21 cuarta de la vuelta se encuentra una de 1817 en once de octubre habiéndose administrado la penitencia Eucarística Ma. Gertrudis Bocanegra, pasada por las armas”
Después de haber sido fusilada, los restos de la insurgente pátzcuarense fueros sepultados en la primera Catedral de Michoacán, donde hasta la fecha permanecen.
No nos podemos imaginar o recordar el movimiento de Independencia o el tan rimbombante festejo del “Bicentenario”, sin las mujeres insurgentes que en él participaron, ya que entender así el significado de este periodo histórico es nuestro conocimiento del pasado y para el futuro que hoy podemos construir, porque aún en el presente todavía algunos ignoran quien era Gertrudis Bocanegra y también de otras mujeres insurgentes, que ya hablaremos de ellas posteriormente.